Jurisprudencia Procuracion entre Martilleros

                                    
Nro. 599 Rosario,8 de abril de 2011.
Y VISTOS: Los caratulados “.......... MARÍA

TERESA C/ ......, SARA ESTHER S/ COBRO DE PESOS”, Expte.

128/08

TERESA C/ ......, SARA ESTHER S/ COBRO DE PESOS”, Expte.

128/08TERESA C/ ......, SARA ESTHER S/ COBRO DE PESOS”, Expte.
128/08, de los que resultó: A fs. 2/5 se presentó la actora María Teresa .........., por derecho propio y con patrocinio letrado, promoviendo demanda contra Sara Esther .......... y/o contra quien resulte finalmente responsable, a fin de que se atienda el pago de la suma de $.10.154,50 (pesos diez mil ciento cincuenta y cuatro con 50/100), accesoria de intereses y costas. Manifestó que la Sra. Sara Esther se puso en contacto con ella en el segundo semestre de 2005 a fin de proponerle que tome a su cargo las labores propias de la actividad de martillero en causas judiciales y que a la demandada le correspondían por su designación. Relató que este cometido profesional fue aceptado y ejecutado por ella, en razón de que la demandada se encontraba avocada a la tarea de corretaje inmobiliario y no podía distraer su tiempo en labores de martillero judicial, ajustando su retribución conforme los usos y costumbres del medio acordándola verbalmente, consistiendo en el reembolso de gastos más el honorario equivalente al 50% del valor correspondiente a la tarea cometida, señalando que la tarea fue desarrollada hasta el día 1°/12/2006, momento en el cual comprobó que la martillera comitente no iba a honrar el compromiso asumido pues, luego de cinco remates en los que la actora intervino, no le había pagado suma alguna. Relató que la tarea encargada fue cumplida en los caratulados que enunció, describiendo en cada caso cual habría sido la labor específica desarrollada: “Abascia, Elbio Fabían s/ Quiebra” y su acumulado “Viviani s/ Quiebra” (en trámite ante el Juzgado de Distrito de la 15° Nominación); “Rios s/ Quiebra” (Distrito de la 10° Nominación); “Slepoy c/ Michalek” (Circuito de la 1° Nominación); “Aita c/ Polo, Julio s/ Apremio” (Circuito de la 2° Nominación); “Di Salvo s/ Quiebra” (Distrito de la 5° Nominación); “Zuza c/ Fatore” (Distrito de la 15° Nominación); “Haidar, Yamil s/ Quiebra” (Distrito de la 7° Nominación); “Heredia c/ Colombini” (Ejecución de la 2° Nominación); “Bco. Credicoop c/ Savioli s/ Ejcución” (Distrito de la 10° Nominación); “Baldizone c/ Fedeli s/ Embargo Preventivo” (Circuito de la 2° Nominación); “Contreras c/ Trivisonno s/ Apremio” (Circuito de la 5° Nominación); “Manfredi c/ Savia s/ Apremio” (Circuito de la 5°Nominación); y “Fiorentini, Raúl s/ Quiebra” (Distrito de la 1° Nominación) – cuya copia, remitida por el mencionado Juzgado, obra en anexo unido por cuerda a los presentes autos. Continúa afirmando que en todos ellos la demandada se encontraba designada martillera y que la actora cumplió por aquella y en su beneficio los actos que detalló, consistentes en la preparación, ejecución e instancia judicial de cada caso citado. Sostuvo que durante el decurso del trabajo la demandada no le abonó ni los gastos desembolsados (cuyo ejemplo lo constituye, según ella, los comprobantes adjuntos como documental fundante fs.9 a 135) ni la retribución devengada. Alega que entendió que todos los trabajos realizados serían cancelados por la demandada conjuntamente y con el producido que ella obtendría de los remates de la quiebra de “Fiorentini” del 01.12.06, por la significación económica de los mismos. No obstante, finalizada la subasta de cinco de las siete propiedades, la demandada nada le abonó, pese a haber percibido la suma de $.27.358. (pesos veintisiete mil trescientos cincuenta y ocho), en concepto de comisión y gastos. Requerida informalmente la demandada el pago de los valores adeudados en concepto de gastos y retribución, ésta se excuso en su cumplimiento alegando imposibilidad de pago, previo compromiso de cancelación cuando le fuera posible. Siguió relatando que luego de esperar sin éxito dicho pago, decidió remitir en fecha 31/08/07 carta documento intimando el reembolso de gastos mas pago de la retribución, bajo apercibimiento de iniciar las acciones pertinentes, respondiendo la contraria por igual medio desconociendo la obligación. Habiendo cumplimentado sin éxito las medidas previas caratuladas “..........., María Teresa c/ ........., Sara Esther s/ Medidas Previas” Expte. 828/07 y subsistiendo el incumplimiento de la demandada, reclama los siguientes rubros: a) Gastos: que surgen de los comprobantes adjuntos mas una suma por gastos no documentados que estimó en $.1000. en total; y b) Retribución: consistente en el 50% sobre la comisión percibida por la demandada en concepto de labor como martillera en los expedientes judiciales indicados. Advierte que solo tiene conocimiento de lo percibido en los cinco actos de remate del expediente “Fiorentini”, ($.18.309.), entendiendo por tanto tener derecho a la suma de $.9.154,45. (50%). Dejó constancia que lo reclamado resulta meramente estimativo y no incluye lo que le correspondería por la labor en el resto de los expedientes judiciales, dejando sujeto el monto final a la estimación judicial. Fundó su petición en los Arts. 505, 1627 y 1952 del Código Civil. Acompañó medulosa documental en anexo adjunto (fs. 9 a 135). Comparecida la demandada y corrido traslado de demanda fue contestado por su apoderado (fs. 159), solicitando su rechazo con costas. Negó pormenorizadamente los hechos, como así también la procedencia de la documental acompañada. Al dar su versión de los hechos, afirmó que su parte nunca encargó ni delegó su cargo de martillera en los expedientes en los que fuera designada, en razón de que dicha actividad –delegación está prohibida por imperio del Art.76 de la ley 7547, cuyo texto transcribió. Sostuvo al respecto que la actora estaría fundando su reclamo en una supuesta obligación que deviene de una situación ilegal y por ende no podría ser receptada en la sentencia, al no ser posible su requerimiento por vía judicial. Manifiesta que en el caso no se pactó verbalmente entre ambas una delegación sino una relación de aprendizaje o perfeccionamiento en la práctica profesional a fin de que María Teresa aprehenda la práctica diaria de la labor, conviniéndose con la actora que ésta iba a acompañar a la demandada a hacer los trámites pertinentes para la preparación de las subastas, debido al casi nulo trabajo profesional desarrollado en ese momento por la accionante. Con ello afirma se explicaría que las constataciones realizadas hayan sido efectuadas por la demandada, pero con la concurrencia de la actora. Iteró que todos los trámites y presentaciones cuyas copias acompañó la actora fueron realizados por la su parte en compañía de la actora, sosteniendo, se aprovecharía de la circunstancia de tener en su poder los comprobantes para fundar un reclamo improcedente por gastos que, por otro lado, fueron pagados por ella. Agregó, que algunos de los comprobantes acompañados por la actora, fueron denunciados por ella como extraviados.Finalizó diciendo que en ningún lado se plasmó la voluntad concurrente de las partes de formalizar delegación alguna del trabajo de la martillera designada, sino solamente solicitó autorización judicial para que actora pueda realizar y/o participar en los diligenciamientos, haciendo notar que todos los escritos cargo se encuentran firmados por ella y no existe ninguno con firma de María Teresa, de lo que concluye que no existió delegación alguna de tareas sino tan solo un contrato de aprendizaje gratuito donde Sara Esther...... se comprometió a enseñar a Maria Teresa...... a realizar los trabajos previos al remate. Abierta la causa a prueba (fs.165), la actora ofreció instrumental, instrumental informativa, reconocimiento de documental, informativa, instrumental documental y testimonial (fs.180/182). Por su parte, la demandada ofrece confesional, documental, testimonial e informativa (fs. 187/vta). Producidas las que constan en autos, fue clausurado el período probatorio (fs.255), formulando su alegato la actora (fs.256), haciendo lo propio la demandada (fs.258). Firme la providencia de autos y glosados los alegatos de las partes determina que lospresentes queden en estado de resolver.Y CONSIDERANDO: Que, cabe recordar que de conformidad a lo normado en el art. 243 del CPCC. "Los hechos constitutivos de la litis son los que proceden jurídicamente de la demanda y su contestación y de las peticiones formuladas en ellas sea cual fuere la calificación que se les hubiere dado", significando ello que en principio la litis queda trabada con los escritos de demanda y contestación y/o reconvención en su caso. Que, para arribar a su fallo el juez no está obligado a hacerse cargo de la totalidad de las alegaciones formuladas o de las pruebas producidas, pudiendo desechar aquellas que considere innecesarias o inconducentes con relación al objeto del proceso.(CN C i v . , sa l a A, abr i l 8 985 , Cat o n e , Or l a n d o y otr o c. Cl u b Atl é t i c o Nu e v a Ch i c a g o , LA LE Y , 19 8 5 E, 19 5). Que, la pretensión de la actora se circunscribe al cobro de suma dineraria reclamada por labor desempeñada para la demandada en actividades propias de martillero, acordadas verbalmente retribución conformes “usos y costumbres” equivalente al 50% de valor correspondiente a la tarea cometida, pretensión resistida por la accionada, negando los hechos alegados,sosteniendo que “nunca encargó o produjo delegación alguna de su cargo de martillera en los expedientes que había sido designada” por estar prohibido, estructurando su defensa en sostener que la pretensión de la actora resultaría una “situación ilegal”, y que “las obligaciones no pueden tener una causa ilícita, y para el caso que la tengan, las mismas no son reclamables judicialmente, quedando en su caso sujetas a los alcances de las obligaciones naturales”, negando la existencia de pacto de delegación y afirmando que “simplemente se pactó verbalmente una relación de aprendizaje o perfeccionamiento en la práctica profesional” debido al poco trabajo de la actora, siendo la finalidad de su relación “aprender en la práctica diaria el desarrollo de la labor profesional” lo que explicarían las constataciones realizadas con la concurrencia de ambas. Que, si bien fueron negados por la accionada los hechos tal como los invocara la actora, de las afirmaciones vertidas en su conteste quedó reconocida la existencia de una relación entre ambas partes por cierto de distinta naturaleza a la afirmada – aprendizaje, pero relación al fin, debiendo desentrañarse la naturaleza y veracidad de la misma,determinando así a qué parte asiste razón, por lo que a tales fines habrá de analizarse la prueba producida en autos. Que, la accionada afirmó que la necesidad de la actora de perfeccionamiento profesional, pero de las constancias obrantes a fs. 166 obra certificación que acredita aprobación de Maria Teresa.... correspondiente a la carrera de martillera en fecha 21 de octubre de 1982, glosándose a fs. 167 certificación expedida por el Colegio de Martilleros que acredita la inscripción en la matrícula bajo N° 01230I0014 habilitada, con una antigüedad de “20 Años 3 Meses 13 días” al 20 de noviembre de 2007. Que, a fs. 170/179 se glosaron diversas constancias acreditantes de concurrencia a cursos de perfeccionamiento de la actora. Que, de las testimoniales rendidas a fs. 198/200, todos los deponentes resultan contestes en conocer a la actora desde largo tiempo y también en su desempeño profesional como martillero: en respuesta a la pregunta CUARTA: “...Si el desempeño que conoce de la actora como martillera se corresponde al de una profesional experimentada”, respondieron: “veía los volantes de Ma. Teresa de remates en quiebras que eran muchos y era ella la que estaba designada” “Que vive de eso” (refiriéndose a que la actora hace esa labor como su medio de vida y profesión habitual) (Testigo Martinelli en respuesta a pregunta CUARTA y Primera Ampliación respectivamente); “Que la actora se desempeñaba habitualmente como martillera rematadoras de quiebras” (Testigo Valenti en respuesta a pregunta Quinta); “Que, sí, seguro que sí” (Testigo Pérez). Que, lo desbrozado permite concluir que la actora desempeñaba la labor de martillero como su profesión habitual, siendo relevante los años que lleva desarrollándola 20 años al tiempo del informe del Colegio de Martillero, dando por tierra la afirmación de la demandada en cuanto a que la concurrencia a su oficina e intervención en los juicios lo era “...a los fines de perfeccionar el aprendizaje pactado”. Que, descartada la defensa intentada por lademandada con andamiaje en el perfeccionamiento y aprendizaje y con fundamento en el relato de los testigos ha quedando acreditado que María Teresa hacía de la práctica profesional de martillero su medio de vida y profesión habitual; siendo reconocida en el medio y por sus colegas por su manejo en expedientes liquidativos –quiebras. Que, sentado corresponde calificar el tipo de relación que unió a las partes, adelantando su carácter contractual y señalando que corresponde a una “Locación de Servicios”. Que, el Art. 1623 del Código Civil la define como “un co n t r a t o con s e n s u a l , aun q u e el se r v i c i o hub i e s e de se r he c h o en cos a qu e un a de las par t e s de b e ent r e g a r . Tie n e lu g a r cu a n d o un a de las pa r t e s se obl i g a r e a pre s t a r un ser v i c i o y la otr a a pag a r l e por ese se r v i c i o un pr e c i o en din e r o . Lo s efe c t o s de est e co n t r a t o se r á n juz g a d o s por las di s p o s i c i o n e s de est e Có d i g o sob r e la s "Ob l i g a c i o n e s de hac e r ". Que, determinado ello y habiéndose establecido el carácter de la relación existente entre las partes debe darse un paso más en lo que respecta a tal relación y agregar que la misma se presume onerosa por expresa disposición legal –Artículo 1627 Código Civil: “El que hic i e r e alg ú n tr a b a j o , o pr e s t a r e al gú n ser v i c i o a ot r o , pu e d e de m a n d a r el pr e c i o , aun q u e nin g ú n pre c i o se hub i e s e aj u s t a d o , sie m p r e qu e tal ser v i c i o o tr a b a j o sea de su pr o f e s i ó n o mo d o de viv i r . En ta l cas o , ent i é n d e s e que aj u s t a r o n el pre c i o de co s t u m b r e pa r a ser det e r m i n a d o po r árb i t r o s . Las par t e s pod r á n aj u s t a r lib r e m e n t e el pre c i o de los se r v i c i o s , si n que di c h a fa c u l t a d pu e d a se r cer c e n a d a por le y e s lo c a l e s . Cua n d o el pr e c i o por lo s ser v i c i o s pr e s t a d o s de b a ser est a b l e c i d o jud i c i a l m e n t e sob r e la ba s e de la apl i c a c i ó n de no r m a s loc a l e s , su det e r m i n a c i ó n deb e r á ad e c u a r s e a la lab o r cu m p l i d a po r el pr e s t a d o r de l ser v i c i o , los jue c e s deb e r á n red u c i r equ i t a t i v a m e n t e ese pre c i o , por deb a j o del val o r qu e res u l t a r e de la apl i c a c i ó n es t r i c t a de lo s mí n i m o s ar a n c e l a r i o s loc a l e s , si est a úl t i m a con d u j e r e a una evi d e n t e e inj u s t i f i c a d a des p r o p o r c i ó n ent r e la re t r i b u c i ó n res u l t a n t e y la imp o r t a n c i a de la lab o r cum p l i d a . ” Que, confirma la relación existente el hecho incontrastable de haber autorizado expresamente la demandada a efectuar el diligenciamento en causas judiciales, ver. fotocopias de expediente “Fiorentini Raul Alberto s/ Quiebra” agregado por cuerda, fs. 145: “Se autorice a la suscripta y/o a la Martillera MARIA TERESA ...... para que en forma indistinta y/o conjunta realicen el diligenciamiento de todas las medidas e informes previstos bajo mi exclusiva responsabilidad y/o a la realización de gastos necesarios para la Subasta…”, y en consonancia con esta autorización la participación de la actora en los prolegómenos de la subasta; diligenciamiento de mandamiento en autos “Manfredi, Raul P. c/ Savia, Daniela y ot. s/ Apremio”, Expte. Nro. 1477/03 tramitado ante el Juzgado de Circuito de la 5ª.Nominación a fs. 99. Que, respecto a la defensa esgrimida en torno a la prohibición resultante de la ley de martilleros en cuanto a que su función es indelegable, debe ser interpretado especialmente en cuanto al acto de subasta, entendido estrictamente, y asimismo al diligenciamiento concreto del mandamiento de constatación, resultando todos los demás actos preparatorios posibles de ser realizados por colaborador designado, hecho que ha ocurrido conforme lo relatado. Que, tal “usus” fue corroborado por los testigos martilleros declarantes a fs. 198/199, incluso la testigo Villalobos en respuesta a la PRIMERA AMPLIACIÓN reconoció haber recibido trabajos de la demandada en idénticas condiciones. Que, de las constancias de los autos remitidos ad effectum videndi, surge que tal práctica fue realizada por la demandada con el martillero Huerta, no observando en ninguno de los expedientes mencionados que los actos realizados por el martillero “colaborador” hayan sido atacados por “ilegales”, lo que por el contrario refuerza la tesis que la demandada utilizaba dicha práctica. Que, también ha quedado acreditado por los propios dichos de los martilleros el “usus” de pactar verbalmente el 50% de los montos que perciba el martillero que resultó designado en expedientes, cuando éste –como en el caso de autos autoriza a prestar colaboración en los actos previos de subasta, siendo un acuerdo corriente entre los mismos. Que, en lo que respecta a los comprobantes de pago documental presentada por la actora conjuntamente con la demanda relacionándolo con la autorización expresa de la demandada en cuanto a “la realización de gastos necesarios para la Subasta…” otorgados, permiten ser reconocidos como efectuados por la accionante, ya que la demandada a pesar de argumentar respecto de algunos en cuanto a su extravío, no puede coºn una simple denuncia presentada en sede policial, desbaratar el hecho de haber autorizado a formular gastos. Que, por las razones expuestas habrá de hacerse lugar a la demanda por la suma reclamada de $. 9.154,45., suma a la que deberá adicionársele el 50% de los montos consignados en los comprobantes acompañados por la actora y que obran glosados en autos, con más conmás los intereses que se calcularán a la tasa pasiva sumada del Banco Central de la República Argentina desde la mora y hasta el efectivo pago. Que, las costas se impondrán a la demanda vencida (Art. 251 del CPCC.). Por lo expuesto, 
FALLO: Haciendo lugar a la demanda y condenar a SARA ESTHER ........ a pagar la suma de $.9.154,45. más el 50% de los montos consignados en los comprobantes, con más los intereses establecidos en los considerandos precedentes. Imponer las costas a la vencida. Insértese y hágase saber.(autos: “............, MARÍATERESA C/ ............, SARA ESTHER S/ COBRO DE PESOS”, Expte. 128/08)